Mantenimiento del pelo del Yorkshire Terrier: consejos y cuidados

Criadero Cantillana tiene camadas de Yorkshire Terrier durante todo el año, por ello, queremos aconsejaros sobre el cuidado del pelo de vuestro pequeño yorkie, para que siempre se vea limpio y radiante. Básicamente son tres sencillos pasos: baño, secado y cepillado. Así que no tienes excusa para llevarlos a cabo periódicamente, porque el mantenimiento del pelo del Yorkshire es muy importante.

 

¿CÓMO ES EL PELO DE UN YORKSHIRE?

Yorkshire Mini - Criadero de CantillanaEn primer lugar vamos a recordar cuáles son las características del pelaje del Yorkshire Terrier, ya que hay algunos detalles a debate sobre ello, siempre hablando de estándares. Por un lado, en cuanto a la cantidad, el manto del cuerpo debe ser moderadamente largo, lacio y brillante, así como su textura ha de ser sedosa y no lanudo o algodonoso. Atendiendo al color, el mechón de la cabeza debe ser largo y de tono dorado fuego. Por su parte, el manto del Yorkshire, tal como nos indica el estándar, debe ser azul acero oscuro.  El pelo del pecho también es de un vivo color fuego. Todo pelo fuego debe ser más oscuro en las raíces que en el medio, aclarando a un fuego aún más claro en las puntas.

Una vez conocidos estos detalles, procedemos a explicaros detalladamente cómo cuidar el pelo del Yorkshire, para que esté siempre perfecto:

 

1. BAÑO

El baño del Yorkshire es el primer paso para lograr un manto lustroso, brillante y con máxima longitud. Antes hay que cortar las uñas, el pelo que crece en el interior de las palmas, alrededor del ano y el pelo del tercio superior de las orejas, tanto por dentro como por fuera. Es conveniente limpiar los lagrimales y eliminar el pelo sobrante del interior de las orejas. Para el baño se tapan los oídos con algodón. El champú que debemos usar será específico para perros, debido a la diferencia de PH de la piel del perro y la humana, e hidratante y se aplicará sin enredar el pelo.

Los humanos tenemos un PH de 5,5 y los Yorkshires lo tienen de aproximadamente 7,5, así que utilizar un champú de humanos es por lo general utilizar un producto extremadamente ácido para ellos y que literalmente quema poco a poco su pelo y su piel, produciendo picores, irritaciones y sequedad. La mayoría de los expertos coinciden en que es importante dejar a un lado los champús de humanos, especialmente los de bebes, y optar por un champú con el PH adecuado para nuestro perro. No todos los champús para perros tienen el PH adecuado para un Yorkie así que también es importante saber elegir y preguntar a un profesional.

Después de aclarar, utilizaremos un acondicionador o crema suavizante, el cual se dejará actuar y se aclarará con el mismo cuidado que el champú. Con una toalla eliminaremos el exceso de humedad, pero es muy importante que no se frote el pelo para evitar la formación de nudos.

Tras el baño a menudo se sienten raros, huelen diferente y suelen ir corriendo a su cama o a algún otro lugar que tenga su olor característico y se restriegan. Es preferible evitar que lo hagan ya que con esta actitud rompen el pelo y generan nudos, y todos nuestros cuidados pueden verse frustrados por un mal hábito.

Os dejamos un vídeo tutorial en el que podéis ver cómo bañar a un Yorkshire:

 

2. SECADO

Tan importante como un baño correcto es el secado. Sacamos al perro de la bañera y lo envolvemos y secamos un poco con una toalla, siempre sin frotar ya que la fricción puede romper el pelo. Trataremos de absorber la mayor parte de agua que podamos pasando la toalla en el sentido del pelo con suavidad.

Seguidamente, cepillamos a nuestro yorkshire a la vez que se seca con el secador de mano. Como en todas las razas, es preferible empezar por los pies y terminar por la cabeza, sin pasar de una zona a otra hasta que esté completamente seca. Este punto es muy importante debido a que el pelo húmedo tiende a ondularse y se anuda con mayor facilidad. Secaremos siempre hacia abajo, en el sentido del pelo y teniendo cuidado con la potencia y el calor del secador, para así no quemar el pelo sin darnos cuenta.

 

3. CEPILLADO

Es un aspecto fundamental en el preparado de un Yorkshire Terrier. Por ello, no se debe descuidar, dado que la especial textura del pelo en esta raza hace que se enrede muy fácilmente. El cepillado, bien con la carda o con el cepillo, debe hacerse en la dirección que crece el pelo. Con el peine se comprueba que no haya ningún nudo y se coloca el pelo. Hay zonas especialmente conflictivas: la parte inferior del pecho, el estómago, las patas y las axilas, de modo que se deben vigilar más de cerca.

Para que el pelo de la cabeza no caiga sobre los ojos, se debe recoger en un moño, porque los pelos pueden dañar el cristalino provocando lesiones y lagrimeo constante. Para ello se traza una línea desde el rabillo de los ojos hasta la parte interior de las orejas, de modo que se forme un mechón sobre el cráneo, éste se puede recoger con infinidad de métodos: una gomita, un lacito o un envoltorio en caso de que el perro vaya a exposiciones. El cepillado debe hacerse al menos tres días por semana.

Os dejamos un vídeo tutorial en el que podéis ver cómo recoger en un moño el pelo de la cabeza de un Yorkshire:

 Fuente: Todo Yorkis y Cachorros, Cachorros y Más Cachorros.