Cómo cuidar un cachorro pequeño (III)

Criaderos de chihuahuas en España - Criadero CantillanaY con este tercer artículo cerramos nuestra serie Cómo cuidar un cachorro pequeño. En ella hemos intentado daros una serie de pautas que hemos considerado básicas e interesantes en la cría de tu cachorro desde sus primeras semanas hasta una fase más avanzada en el desarrollo del perro. En esta ocasión, vamos a hacer hincapié  en el entrenamiento básico, trucos de adiestramiento del cachorro y su alimentación.

 

ENTRENAMIENTO BÁSICO

Si no quieres que tu perro sea desobediente, lo mejor es que comiences su entrenamiento cuanto antes. Una de las primeras cosas que deberás enseñar a tu cachorro es a reconocer su nombre. Utilízalo con tanta frecuencia como puedas para llamar su atención: cuando le felicites y cuando le das de comer. Pronto aprenderá a responder a su nombre cuando le llames. La repetición es importante cuando se entrenan cachorros.

Aquí tienes algunos trucos para el adiestramiento:

  • Sigue una pauta de dos sesiones de entrenamiento cada día, de 5 minutos de duración.
  • Para evitar la confusión, usa el mismo tono y palabras para ciertas órdenes. Ponte serio, para que tu cachorro aprenda que debe tomarse el entrenamiento en serio.
  • Si pierdes la paciencia, tu cachorro lo percibirá y el entrenamiento será más difícil. Intenta estar calmado.
  • Nunca golpees a tu cachorro, ni le levantes la voz. Usa los mismos elogios cuando proceda y un firme ‘No’ cuando debas corregirle.
  • Termina las sesiones de entrenamiento con un comentario alegre.

 

 

Ordenes básicas

A continuación, te dejamos algunas órdenes que te ayudarán a evitar algunas situaciones incómodas:

  • Fuera/No saltes: muévase hacia atrás cuando vea a su cachorro acercándose a usted para saltar y dígale “¡fuera!” o “¡no saltes!” Recompénselo cuando sus patas se encuentren en el suelo.
  • A la perrera: muéstrele un premio a su mascota y luego colóquelo en su perrera mientras le dice “¡perrera!” (o “¡vete a la cama!”). Cuando se meta en la perrera, elógielo pero no cierre todavía la puerta. Practique esta situación y recompénselo con un premio. Aumente gradualmente el tiempo en la perrera (precaución: si aúlla, no lo deje salir, debido a que esto sólo recompensará su comportamiento).
  • Habla: muéstrele el premio a su cachorro y dígale “¡habla!”. Es posible que usted tenga que ladrar a fin de que comprenda la idea (realice este ejercicio dentro de su casa a fin de que sus vecinos no piensen que se volvió loco y cree que es un perro). Una vez que ladre, elógielo.
  • Cállate: luego de que el perro aprenda a ladrar, llévese repentinamente el dedo índice a sus labios y dígale “¡cállate!”. Seguramente se asustará y dejará inmediatamente de ladrar. Recompénselo efusivamente.
  • Dame: para ayudar a evitar una agresión y comportamiento guardián no deseado, enséñele a su cachorro a ceder sus juguetes y alimento. Comience ofreciéndole un intercambio juguete por alimento. Dígale “¡dame!” mientras realiza el intercambio.
  • Cógelo/suéltalo: arroje un juguete delante de él y dígale “¡cógelo!”. Una vez que aprenda este concepto, intente con “¡suéltalo!” y deje caer el juguete. Cuando se dirija al juguete, déle un toque suave en la nariz mientras le dice “¡suéltalo!”.
  • Siéntate: coloque un premio delante del perro y luego muévalo suavemente sobre su cabeza. Levantará la cabeza para seguir su mano y, en ese momento, bajará las patas. Empuje sus cuartos traseros hacia el suelo con su mano libre mientras le dice “¡siéntate!”.
  • Acuéstate: muéstrele un premio y luego muévalo hacia el piso mientras le dice “¡acuéstate!”. Intente guiar con delicadeza sus hombros hacia el suelo. Déle la recompensa cuando se acueste, incluso si lo hace sólo de forma momentánea.
  • Quieto: haga que su cachorro se siente. Aléjese unos pasos de él mientras le dice “¡quieto!” y luego elógielo por hacer esto. Tras una fracción de segundo, recompénselo. Elógielo siempre mientras esté quieto, y no cuando se levante, a fin de que asocie la palabra con la acción correcta.
  • Ven: lleve premios con usted todo el día y llame a su cachorro al azar utilizando su nombre, “¡Bobby, ven!” Cuando corra hacia usted, recompénselo.

 

ALIMENTAR A TU CACHORRO

Tu cachorro quemará una cantidad asombrosa de energía durante los primeros meses de vida, por lo que es importante asegurarse de que recibe la alimentación más equilibrada. Piensa que tu perro crecerá tanto en su primer año como un niño en sus primeros 14 años. Si su cachorro está bien alimentado lo demostrará todos los días, a través de sus pasos felices y el brillo en su pelaje. A continuación, se mencionan algunos signos que indican que su perro está alimentándose adecuadamente:

  • Buen tono muscular.
  • Pelaje brillante y abundante.
  • Huesos y dientes saludables.
  • Ojos brillantes.
  • Deposiciones pequeñas y firmes.
  • Actitud feliz, saludable y juguetona.

Cuando el crecimiento en altura de su perro sea más lento, comience el cambio a una fórmula para perros adultos de primera calidad. Generalmente esto ocurre aproximadamente entre los 9 y 12 meses en el caso de las razas pequeñas, aproximadamente a los 12 meses en el caso de las razas medianas y entre los 12 y 24 meses en el caso de las razas grandes. Un cambio gradual durante un período de cuatro días ayuda a minimizar los problemas intestinales. Se deberá realizar este cambio gradual de fórmulas cada vez que desee cambiar el tipo de alimento de su perro.

  1. Día 1: vierta en el bol de su perro 75% de alimento para cachorros y 25% de alimento para perros adultos.
  2. Día 2: 50% de alimento para cachorros y 50% de alimentos para perros adultos.
  3. Día 3: 25% de alimento para cachorros y 75% de alimentos para perros adultos.
  4. Día 4: 100% de alimento para perros adultos.

 

VIAJES CON TU CACHORRO

La vida puede ser muy complicada si no acostumbras a tu perro a viajar en coche. Primero, acostúmbrale a realizar pequeños trayectos de 5-10 minutos en días alternos, y poco a poco aumenta la duración de los viajes hasta que se sienta cómodo. Haz un trayecto de unas dos horas. Sea cual sea la duración del mismo, encontrarás útiles los siguientes consejos.

  • Lleva a otro pasajero para cuidar del perro en los primeros viajes.
  • No le des de comer en las 2-3 horas antes del viaje.
  • Sácalo a pasear antes de salir.
  • Lleva contigo su caja favorita, la manta y los juguetes, para que se sienta como en casa.
  • Mantén el coche bien ventilado, pero no dejes que se asome por la ventana.
  • Detén el vehículo cada una o dos horas para que haga ejercicio, beba y se alivie.
  • Premia a tu cachorro al final del trayecto por su paciencia.

Si te  ha gustado y quieres echar un vistazo a los dos artículo anteriores haz click en los siguientes enlaces: Cómo cuidar un cachorro de perro pequeño (I)Cómo cuidar un cachorro de perro pequeño (II).

Fuente: Facilísimo y Eukanuba.